El cambio climático podría empeorar la nieve verde en la Antártida.


Es probable que la nieve de color verde creada por la floración de algas en la Península Antártica se extienda a medida que las temperaturas aumentan como resultado del cambio climático, según dijeron los investigadores, después de crear el primer mapa a gran escala de los organismos y sus movimientos.

Datos satelitales recopilados entre 2017 y 2019, combinados con mediciones en el terreno durante dos veranos en la Antártida, permitieron a los científicos mapear las algas microscópicas a medida que florecían en la nieve de la Península Antártica.

Las temperaturas más cálidas podrían crear entornos más “habitables” para las algas, que necesitan nieve húmeda para crecer, dijeron los investigadores a CNN.

El alga verde de la nieve es microscópica cuando se mide individualmente, pero cuando los organismos crecen simultáneamente, la nieve se vuelve verde brillante e incluso se puede ver desde el espacio, dijeron investigadores en un estudio publicado en la revista Nature Communications el miércoles.

Investigadores de la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey utilizaron datos satelitales de la Agencia Espacial Europea con mediciones de la Bahía Ryder de la Antártida, la Isla Adelaida, la Península Fildes y la Isla Rey Jorge.

Se pueden encontrar parches de algas verdes nevadas a lo largo de la costa antártica, generalmente en áreas “más cálidas”, donde las temperaturas promedio están un poco por encima de cero grados Celsius durante los meses de verano del hemisferio sur de noviembre a febrero.

La Península Antártica es la parte de la región que ha experimentado el calentamiento más rápido en la última parte del siglo pasado, dicen investigadores.

Se registraron temperaturas inusualmente altas en febrero, mientras que una ola de calor de nueve días chamuscó el extremo norte del continente a principios de este año.

Los científicos identificaron 1.679 florecimientos separados de algas verdes en la superficie de la nieve, cubriendo un área de 1,9 km2, lo que equivale a un sumidero de carbono de alrededor de 479 toneladas por año. Un sumidero de carbono es un depósito que absorbe más carbono del que libera.

Los investigadores creen que los organismos se expandirán a medida que aumenten las temperaturas globales.

“A medida que la Antártida se calienta, pronosticamos que la masa total de algas nevadas aumentará, ya que la propagación a tierras más altas superará significativamente la pérdida de pequeños parches isleños de algas”, dijo el Dr. Andrew Gray, autor principal del artículo e investigador de la Universidad de Cambridge, en un comunicado.

Le dijo a CNN que el aumento de las temperaturas crearía ambientes más “habitables” para las algas.

Sin embargo, si bien un aumento en el deshielo de la nieve podría conducir a un mayor crecimiento de algas, Gray le dijo a CNN que la distribución de los organismos está fuertemente vinculada a las poblaciones de aves, cuyo excremento actúa como fertilizante para acelerar el crecimiento.

Como las poblaciones de aves, particularmente pingüinos, se ven afectadas por el calentamiento de las temperaturas, “las algas de nieve podrían perder fuentes de nutrientes para crecer”, dijo.

Un aumento en los florecimientos también podría conducir a más nieve derretida, dijo.

“Está muy oscuro: un florecimiento de algas verdes de nieve reflejará aproximadamente el 45% de la luz que la golpea, mientras que la nieve fresca reflejará aproximadamente el 80% de la luz que la golpea, por lo que aumentará la tasa de derretimiento de nieve en un área localizada”, explicó.

Los investigadores descubrieron que casi dos tercios de las flores estaban en islas pequeñas y bajas, y dijeron que a medida que la Península Antártica se calienta debido al aumento de las temperaturas globales, estas islas podrían perder su capa de nieve y algas en verano, aunque en términos de masa, la mayoría de las algas de nieve se encuentran en áreas donde pueden extenderse a terrenos más altos cuando la nieve se derrite.


Fuente: CNN en Español


">
Credicor

Regresar

La nieve se está volviendo verde en la Antártida (y el cambio climático lo empeorará)

Fecha: 22 de Mayo del 2020

El cambio climático podría empeorar la nieve verde en la Antártida.


Es probable que la nieve de color verde creada por la floración de algas en la Península Antártica se extienda a medida que las temperaturas aumentan como resultado del cambio climático, según dijeron los investigadores, después de crear el primer mapa a gran escala de los organismos y sus movimientos.

Datos satelitales recopilados entre 2017 y 2019, combinados con mediciones en el terreno durante dos veranos en la Antártida, permitieron a los científicos mapear las algas microscópicas a medida que florecían en la nieve de la Península Antártica.

Las temperaturas más cálidas podrían crear entornos más “habitables” para las algas, que necesitan nieve húmeda para crecer, dijeron los investigadores a CNN.

El alga verde de la nieve es microscópica cuando se mide individualmente, pero cuando los organismos crecen simultáneamente, la nieve se vuelve verde brillante e incluso se puede ver desde el espacio, dijeron investigadores en un estudio publicado en la revista Nature Communications el miércoles.

Investigadores de la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey utilizaron datos satelitales de la Agencia Espacial Europea con mediciones de la Bahía Ryder de la Antártida, la Isla Adelaida, la Península Fildes y la Isla Rey Jorge.

Se pueden encontrar parches de algas verdes nevadas a lo largo de la costa antártica, generalmente en áreas “más cálidas”, donde las temperaturas promedio están un poco por encima de cero grados Celsius durante los meses de verano del hemisferio sur de noviembre a febrero.

La Península Antártica es la parte de la región que ha experimentado el calentamiento más rápido en la última parte del siglo pasado, dicen investigadores.

Se registraron temperaturas inusualmente altas en febrero, mientras que una ola de calor de nueve días chamuscó el extremo norte del continente a principios de este año.

Los científicos identificaron 1.679 florecimientos separados de algas verdes en la superficie de la nieve, cubriendo un área de 1,9 km2, lo que equivale a un sumidero de carbono de alrededor de 479 toneladas por año. Un sumidero de carbono es un depósito que absorbe más carbono del que libera.

Los investigadores creen que los organismos se expandirán a medida que aumenten las temperaturas globales.

“A medida que la Antártida se calienta, pronosticamos que la masa total de algas nevadas aumentará, ya que la propagación a tierras más altas superará significativamente la pérdida de pequeños parches isleños de algas”, dijo el Dr. Andrew Gray, autor principal del artículo e investigador de la Universidad de Cambridge, en un comunicado.

Le dijo a CNN que el aumento de las temperaturas crearía ambientes más “habitables” para las algas.

Sin embargo, si bien un aumento en el deshielo de la nieve podría conducir a un mayor crecimiento de algas, Gray le dijo a CNN que la distribución de los organismos está fuertemente vinculada a las poblaciones de aves, cuyo excremento actúa como fertilizante para acelerar el crecimiento.

Como las poblaciones de aves, particularmente pingüinos, se ven afectadas por el calentamiento de las temperaturas, “las algas de nieve podrían perder fuentes de nutrientes para crecer”, dijo.

Un aumento en los florecimientos también podría conducir a más nieve derretida, dijo.

“Está muy oscuro: un florecimiento de algas verdes de nieve reflejará aproximadamente el 45% de la luz que la golpea, mientras que la nieve fresca reflejará aproximadamente el 80% de la luz que la golpea, por lo que aumentará la tasa de derretimiento de nieve en un área localizada”, explicó.

Los investigadores descubrieron que casi dos tercios de las flores estaban en islas pequeñas y bajas, y dijeron que a medida que la Península Antártica se calienta debido al aumento de las temperaturas globales, estas islas podrían perder su capa de nieve y algas en verano, aunque en términos de masa, la mayoría de las algas de nieve se encuentran en áreas donde pueden extenderse a terrenos más altos cuando la nieve se derrite.


Fuente: CNN en Español


La nieve se está volviendo verde en la Antártida (y el cambio climático lo empeorará)